Lo que Emily Blunt hacía para quitarse los nervios

Hicieron mucho ruido con la escalofriante película “Un lugar tranquilo” (A Quiet Place) de 2018, y la secuela también hace gritar, aunque no convenga. Así que somos todo oídos cuando Emily Blunt nos cuenta cómo ella y su marido John Krasinski se relajan después de un duro día de rodaje.

Al preguntarle lo que hacía para calmar los nervios de grabar “Un lugar tranquilo 2” Emily, de 38 años, declara: «Bebimos mucho whisky. Era una forma de desconectar y nos quita los nervios».

La pareja interpretó a los esposos Lee y Evelyn Abbott en el original que, al igual que la secuela, fue escrito y dirigido por John, de 41 años. En la última película, Evelyn y sus hijos vuelven a intentar sobrevivir en un mundo en el que un solo sonido atrae a los monstruos a su puerta.

Los monstruos no son la única amenaza

Emily Blunt dice que ella y su marido compartían un poco de whisky mientras rodaban la secuela de la película de terror. Recordando el rodaje, Emily dice: «Llegaba a casa cubierta de barro y sangre falsa, y mis pies estaban sucios y parecía que me habían arrastrado en el jardín trasero”.

“Tomo mi copia de las llaves, abro la puerta y quiero olvidarlo todo. Cuando has tenido un día de alto octanaje y emocionalmente agotador, el whisky es tu mejor opción”.

En el papel de Evelyn, su personaje, sigue enfrentándose en silencio a los terrores del mundo exterior. Pero, obligados a aventurarse en lo desconocido, los Abbott se dan cuenta de que las criaturas que les persiguen por el sonido no son las únicas amenazas.

Parece una trama lo suficientemente aterradora como para que los espectadores de la película busquen su botella favorita.

Lo que Emily Blunt hacía para quitarse los nervios

Un estreno empañado por la pandemia

El estreno programado de “Un lugar tranquilo 2” coincidió con el inicio de la pandemia de COVID-19, que mantuvo a miles de millones de personas en sus casas y lejos de los cines. El reestreno a nivel mundial fue el pasado 28 de mayo, y la recepción ha sido positiva por parte del público

Emily, nacida en Londres, ahora vive en Nueva York con John y sus hijas Hazel, de siete años, y Violet, de cinco. Por su papel en “Un lugar tranquilo” ganó el premio a la Interpretación Sobresaliente de una Actriz en los Screen Actors Guild Awards de 2019.

Su papel de madre y esposa en la vida real le ha servido para interpretar a Evelyn. Dice: “Fue muy personal para mí, y ciertas escenas que tienen que ver con la pérdida de un hijo o de una pareja fueron bastante dolorosas de hacer”.

Enfrentada con sus propios miedos

Pero, ¿hasta qué punto fue aterrador el rodaje? Dice: “Ciertas escenas me aterraron cuando las rodamos porque eran muy reales. Esta fue una experiencia de gran confrontación, en donde la película me enfrentaba con mis propios miedos”.

Emily admite que le gusta retirarse a su propio lugar tranquilo en casa. Dice: “Mi lugar tranquilo es cuando la casa está vacía, y puedo sentarme en mi habitación y leer un libro. Es muy raro, pero me encanta”.

Emily, una de las cuatro hijas de una madre actriz y un padre abogado, se crió en Roehampton, en el suroeste de Londres, y empezó a actuar en obras de teatro en su adolescencia.

Del teatro a lo más alto de Hollywood

El siguiente paso de Emily fue protagonizar Romeo y Julieta en el Festival de Chichester cuando tenía 20 años. Un papel en una película llamada My Summer of Love le valió una nominación al Premio del Cine Independiente Británico de 2004, como actriz revelación.

Luego llegó su papel ganador del Globo de Oro en el drama televisivo Gideon’s Daughter, y su debut en Estados Unidos interpretando a la asistente de la editora de moda de Meryl Streep en “El diablo viste de Prada”.

La película demostró el talento de Emily para la comedia, ganando nuevos fans y una nominación al Globo de Oro. El próximo estreno cinematográfico de Emily será Jungle Cruise a finales de este verano.

error: Content is protected !!